miércoles, 1 de agosto de 2012

De Contreras a Cofrentes

Corría el año 84 cuando capturé mi primer pez en el río Cabriel, evidentemente fue un hermoso barbo, quizá mi mejor captura, no por ser la mas grande ni convativa, sino por ser la que más ilusión me hizo. Sus escasos 25 cm no eran óbice para paliar tan maña ilusión. Tan inmensa que casi 30 años más tarde lo recuerdo como si fuera ayer.

Accesos públicos cortados a una propiedad publica




En aquellos años, el río Cabriel bajo la sombra de Contreras, era un río vivo. En sus aguas moraban hermosos barbos (aún recuerdo ver uno negro como el tizne y como otros tenian manchas amarillas en la barriga), anguilas, luinas y poco más que convivían con algunos seres mágicos de pintas rojas y aspecto estilizado  que se sacaban de vez en cuando en las ramblas cuando el río crecía.
más accesos cortados

Unos años despues se empezó a hacer famosa la pesca de la trucha. El por aquel entonces I.C.O.N.A. instauró una gestión del recurso íctico que ha llegado hasta nuestros días y cuyos fatídicos resultados están ahí. Mis dos primeras truchas fueron capturadas ahí, en el paraje conocido como Huerta del Nene y Ponton de los Moros. Eran pequeñas pero preciosas, carentes de pintas negras, muy amarillas, cola ahorquillada y cabeza puntiaguda. Si mal no recuerdo al año siguiente se creo el acotado de La Terrera cuya longitud era de 8 km. Para mi y para cualquiera con un algo de sentido común esto fue el principio del fin......................
Destaca el buen aspecto de los tablones sumergidos
Apartir de esta fecha el Icona repobló indiscriminadamente todo el río Cabriel durante años, cuando no era Castilla la Mancha era la Comunidad Valenciana, lo importante era echar peces aunque duraran siete días. Desde Vadocañas hasta Villatoya se saturaba el río de truchas con el fin de satisfacer a aquellos pescadores sedientos de peces, entre los que me incluyo pues era "mi río" lo conocía demasiado bien y era prácticamente imposible que me pillasen haciendo fechorías.
Comparando con la foto anterior sorprende el mal estado de estas compuertas
Al final sucedió lo que tenia que suceder, llegaron alburnos, lucios y truchas arcoiris, se marcharon las luinas, barbos, anguilas y truchas comunes.  Todo gracias a la incompetencia de nuestros políticos y gestores que, lejos de hacer las cosas con cierto rigor cientifico y dar prioridad a las necesidades de un ecosistema, prefirieron optar por una politica de aprovechamiento, en este caso insostenible y que lamentablemente perdura hasta nuestros días.  Como ejemplo de esto me remito a los acotados intensivos que actualmente están en el cabriel a la sombra de Contreras. Su misión no es otra que satisfacer al pescador, hasta aquí bien y nada que objetar, pero llevan asociados unos efectos negativos de alto impacto sobre el ecosistema y sus efectos estan ahí ..................................

Recrecimiento de la presa para evitar que los peces puedan remontar aguas arriba
Mi intención no es poner una lista de los efectos negativos que supone para un ecosistema la introducción masiva de peces pero si hacer ver que desde que se crearon los intensivos de la Terrera y Vadocañas el río se ha resentido. Luinas, Blenios, cachos, barbos, anguilas y truchas están prácticamente extintas pero siguen estando.
Aspecto de la antigua central del retorno, en ruinas.
De nosotros depende que las poblaciones ícticas  autóctonas se recuperen, quizá fomentando una cultura de captura y suelta, quizá fomentando el conocimiento y el respeto a la naturaleza, quizá dejando de lado ese egoismo que tenemos muchos pescadores de actuar en nuestro propio beneficio sin pensar en el efecto de nuestras acciones, quizá usando el sentido común, quizá exigiendo a quien haya que exigir, en fin.........................................................................Quizá todo dependa de nosotros.

Para terminar me gustaría dejar una vieja cita que viene a resaltar el respeto a la naturaleza y a todo lo que ella representa........

LA NATURALEZA NO ES UNA HERENCIA DE NUESTROS PADRES  SINO UN PRESTAMO DE NUESTROS HIJOS.
IMPRESIONANTE EL CABRIEL

5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Disculpa Carlos por haber borrado tu comentario, es que el tlf y mis dedos no se llevan muy bien.
    Ya lo pongo de nuevo, muchas gracias.

    Víctor, amen por todo lo dicho.

    De hecho he llegado a sentir cierta tristeza al leer tu entrada, pues lamentablemente es algo que está sucediendo en demasiados lugares, me da una pena inmensa ver como la invasión de especies aloctonas ayudadas por la mano de hombre están terminando poco a poco con nuestras especies autóctonas, nuestros peces de verdad y no toda la “basura” que puebla nuestras aguas.

    Pero lamentablemente esto no puede uno decirlo en ciertos lugares sin que muchos “pescadores” tuerzan el morro y es que en mi opinión este tipo de gente no ama la naturaleza, si no su propio egoísmo de pescar “sea como sea”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amén Hermano por todo lo que has dicho.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Yo pienso que es una cuestión de tiempo, aunque siempre habrá ese egoismo, poquito a poco la mentalidad de la gente va cambiando.

    Hoy en día la pesca no es ni siquiera un deporte, por mucho que se empeñen algunos en demostrar y en intentar poner un seguro obligatorio para el pescador, sino m´´as bien una actividad ludica, de ocio en la naturaleza, que menos que respetar a esos seres que nos hacen disfrutar día tras día.
    Xao

    ResponderEliminar
  4. Esperemos que sea verdad. Que tanto administración como la mayoría de los pescadores se conciencien de que los ríos no son acuarios o estanques ornamentales, sino ecosistemas naturales y que como tales hay que preservarlos lo menos alterados que se pueda. Así quizá las especies autóctonas recuperen los territorios de los que nunca debieron ser desplazadas.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar